Unidad de Rehabilitación Hospitalizada

¿Qué es la Rehabilitación hospitalizada?

 

Es una unidad de asistencia integral en rehabilitación dirigida a pacientes en los que el objetivo de la hospitalización es la recuperación funcional y a pacientes que durante el proceso de hospitalización han perdido su funcionalidad.

En las instalaciones situadas en la Planta 1 el médico rehabilitador que coordina su labor con los médicos de Medicina Interna y Geriatría, Neurología o Cuidados Paliativos, realiza la valoración y diseña el plan en función de las necesidades para ese paciente que será atendido por especialistas de fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia.

sala de rehabilitación 2

¿Qué pacientes pueden ser atendidos en la Unidad?

  • Los pacientes que son atendidos en esta Unidad pueden tener estas patologías:
  • Enfermedades neurológicas: Ictus, TCE, polineuropatía paciente crítico, etc.
  • Ortogeriatría: fracturas de cadera, fracturas vertebrales, etc.
  • Geriatría: pacientes con deterioro funcional secundario a descompensaciones durante procesos médicos.
  • Cuidados paliativos

¿ Cuáles son los tratamientos?

Las terapias incluidas para conseguir los objetivos planteados son las siguientes:

  • Fisioterapia:

Tratamientos: grupos de reeducación de la marcha, tratamientos individualizados en gimnasio y habitación, y tratamientos en la planta de paliativos.

Técnicas:

  1. Cinesiterapia activo-asistida
  2. Trabajo de equilibrio
  3. Potenciación muscular
  4. Fisioterapia respiratoria
  5. Electroterapia
  6. Kinesiotape
  • Terapia ocupacional:

Tratamientos: tratamientos individualizados en paciente neurológico, entrenamiento de las AVD´s y asesoramiento de familias y/o cuidadores.

Técnicas:

  1. Control motor
  2. Inhibición del lado sano
  3. Terapia en espejo
  4. Elaboración de férulas
  • Logopedia:

Tratamientos: enfocado al paciente neurológico en aspectos del lenguaje, voz y la deglución.

Técnicas:

  1. Ejercicios de estimulación del lenguaje
  2. Ejercicios de motricidad orofacial

La atención no suele tener una duración prefijada, pero se centra en el tiempo que se precise para controlar el problema y se prolongará, según criterio del médico rehabilitador en coordinación con terapeutas, durante su estancia hospitalaria.