Equipo de Dirección


La
Dra. Amaia Campo Núñez, nueva directora médico del Hospital San Juan de Dios





La doctora es especialista en Medicina Interna y ha permanecido vinculada al Hospital desde el inicio de su trayectoria profesional.





La Dra. Amaia Campo es desde hoy nueva directora médico del Hospital San Juan de Dios de Pamplona y Tudela.





Licenciada en medicina por la Universidad del País Vasco, ha sido médico adjunto y jefe clínico del Servicio de Medicina Interna, mostrando un especial interés técnico por los perfiles bioéticos relacionados con  el ejercicio de la medicina, motivo de su trabajo fin de máster.





Especialista en este tipo de atención, la doctora nacida en Bilbao, ha diversificado su formación hacia campos relacionados con la investigación, los cuidados paliativos o la urgencia médica, entre otros, y ha trabajado sobre facetas propias de la gestión clínica y sanitaria, la gestión por procesos o el diseño de proyectos.


Docencia


10 MITOS SOBRE LOS CUIDADOS PALIATIVOS





La
doctora Gabriela Picco comparte una información del Virtual Hospice de
Canadá  que intenta dar respuesta a las dudas
que expresan los usuarios sobre la realidad de los Cuidados Paliativos





CONSULTA LOS 10 MITOS SOBRE LOS CUIDADOS PALIATIVOS





Profesionales de los Cuidados Paliativos de distintos países comparten una evidencia obtenida en su práctica diaria y relacionada con la falta de información o la errónea percepción que tienen los usuarios sobre esta parcela de actuación sanitaria.





La doctora Gabriela Picco afirma que “aunque
en los últimos años se ha hecho un notable progreso en el desarrollo de los
cuidados paliativos, queda trabajo por hacer y muchos términos por aclarar al
conjunto de la sociedad”.





Esta realidad ha inspirado la
publicación en Canadá de un decálogo,  editado en más de una decena de idiomas, que responde
a 10 “mitos” relacionados con los Cuidados Paliativos. Entre ellos, la creencia
de que aceleran la muerte, que son válidos únicamente en procesos oncológicos, que
sólo pueden darse en el hospital o que afectan a la inanición del enfermo.
Abordan también asuntos relacionados con el dolor, como la falsa opinión de que
el dolor físico es parte del proceso, que los fármacos utilizados crean
adicción o que la morfina acelera los procesos. El decálogo da respuesta a otros
temas de carácter social y educativo, como el error de “proteger” a los niños y
alejarlos de cualquier información o situación propia del proceso natural de la
muerte, la idea de que estos cuidados significan falta de esperanza, o que la
presencia en un hospital se interprete como una falta de competencias del
cuidador.





La Alianza Mundial de Cuidados
Paliativos, además de luchar por una mejor integración de estos cuidados en la
atención de la salud, está haciendo hincapié en la necesidad de llegar con más
información a profesionales y a cuidadores, busca obtener mejor acceso a
medicamentos para el manejo de dolor y síntomas, trata de conseguir su
inclusión en las políticas de salud; y de dar la oportunidad a las personas
mayores de participar en las decisiones sobre su cuidado.





Gabriela Picco recuerda que “esta
atención en España llega a menos del 50% de las personas” y que datos de la OMS
evidencian que “sólo la reciben el 14% de los pacientes que lo necesitan”. Los paliativos
están integrados en los sistemas de salud de apenas 20 de los 234 países del
mundo y cada año más de 15 millones de personas mueren con dolor: “un 80% de la
población mundial no tiene acceso a la morfina, lo que deriva en una pandemia
de dolor no tratado”.





La presencia de “mitos” influye
negativamente por lo que Canadian Virtual Hospice ha  realizado este trabajo divulgativo  utilizado por médicos y responsables
sanitarios de distintos países.


Educación en salud


 “Cuídese usted mismo para poder
cuidar”  





Llega
el periodo vacacional y conviene recordar la necesidad de dar descanso a los
responsables del cuidado de mayores, enfermos y personas dependientes









En los últimos años se
están produciendo grandes cambios en la población y la demografía caracterizados
por un aumento del envejecimiento y una mayor prevalencia de las enfermedades
crónicas y degenerativas.





Eva Elizondo enfermera de
la UCA, Unidad de Continuidad Asistencial de San Juan de Dios, advierte sobre
cómo estas situaciones inciden sobre la organización familiar: “el
envejecimiento y el aumento de la
pluripatología con la edad, conllevan una pérdida de autonomía del enfermo que
repercute de forma notable en el ámbito familiar, sobre todo en el cuidador
principal”.





La
labor del cuidador principal es esencial en la evolución del paciente, recuerda
Eva,  que destaca la importancia de este
rol: “es una figura clave en la evolución de la enfermedad y en la calidad de
vida del paciente”.





En
muchas ocasiones esta misión del cuidador va más allá de un ingreso
hospitalario puntual y se prolonga en el tiempo, surgiendo dificultades: “aparecen
nuevas necesidades, más cuidados, mayor dependencia,…lo que puede conllevar un
desgaste emocional y físico en esa persona cuidadora de referencia”.





Entre
las preocupaciones que
manifiestan los
profesionales de la salud se va afianzando la idea de cómo ayudar a los que cuidan
y cómo sostener a los familiares y cuidadores habituales, para que el paciente
se encuentre bien.





Eva
Elizondo propone pautas para afrontar esta misión con éxito: “buscar la ayuda e
información de los profesionales y obtener la formación adecuada sobre la
enfermedad y los cambios que ésta pueda deparar. Eso nos va a ayudar a estar
preparados y a afrontar mejor la realidad”. 
Otro consejo es “usar los recursos a su alcance y aprender las prácticas
que le ayudarán a ser más eficaz en los cuidados. Nuestra escuela de familias y
la educación que ofrecemos a pie de cama tratan de ayudar en este
sentido”.  Por último, Eva recuerda que resulta
esencial “no renunciar a los tiempos propios, aunque sean pequeños: dar un
paseo, parar unos minutos para tomar un café, descansar en su domicilio si es
posible, realizar
actividades que nos satisfacen…
y aprender a delegar y a buscar el apoyo de otras personas”, y
reitera, “tenemos que cuidarnos, prever esas ayudas y, muy importante,
reconocer que necesitamos ese apoyo como cuidadores”.





RECUERDE:





  • 1 Cuídese
    usted mismo para poder cuidar (descanso, paseo, cambio de rutina).
  • 2 Busque apoyo
    familiar (
    la carga será más llevadera en
    una atención coordinada)
  • 3 Acepte las
    ayudas
    (no rechace la colaboración de
    su familia o de los profesionales).
  • 4 Dedíquese un tiempo para usted (tiempo de “desconexión” o “recarga”)
  • 5 Comuníquese (exprese sus
    inquietudes y estado de ánimo)

proteccion-solar-ancianos

El calor y el bienestar de los ancianos

El anciano presenta varias áreas de atención que su cuidador debe cubrir. Las altas temperaturas pueden afectarle y debemos estar preparados para que el rigor del verano no afecte a su estado general.
+
Elisa-Molins

Al sol que más calienta

Es verano y conviene recordar la necesidad de protegerse del sol. Elisa Molins, responsable de farmacia hospitalaria, recomienda esa protección en cualquier edad y para cualquier tipo de piel.
+

San Juan de Dios Innova

San Juan de Dios estrena monográfico online y gratuito sobre innovación, valor indiscutible para mejorar la calidad de vida de las personas y el funcionamiento de las instituciones
+

Con buen paso

Ana Sans, podóloga en el Hospital San Juan de Dios, colabora con la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Navarra y ofrece asistencia gratuita a los peregrinos.
+

Formación

UPNA, cursos de verano y enfermedades raras
+

Solidaridad

GRAN RECOGIDA DE LECHE
+
1 2 3 26